Seguridad periodística: Cuando informar te puede costar la vida

- - 0 137 Views
Escrito por Rafael Sebastian Polar Huaco, miembro de la Comisión de Diálogos Humanos del Equipo de Derechos Humanos. 

Introducción

A lo largo de los años, el periodismo ha cumplido una tarea imprescindible para trabajar como un pilar vertebral de las democracias. Desafortunadamente, las estadísticas internacionales nos han demostrado el riesgo que implica ejercer esta profesión. En ese sentido y por el papel que cumple esta profesión dentro de nuestra sociedad, el periodismo se ha convertido en una profesión de alto riesgo. 

El día de ayer, una noticia estremeció al mundo del periodismo internacional. La periodista veterana Sherine Abu Aqla de origen de palestino, perdió la vida en un operativo de Israel en Cisjordania tras ser disparada mientras informaba para Al Jazeera sobre una redada de las fuerzas israelíes en la ciudad ocupada de Yenín [1]. Es sumamente importante reconocer que este no es un caso aislado en el que se evidencia el fallecimiento de una persona que ejercía su carrera de periodista. Por dicha razón, en el presente artículo se analizará cómo viene funcionando la seguridad periodística a nivel internacional y qué situaciones de alto riesgo tienen que enfrentar los periodistas al momento de informar a la población sobre conflictos armados, protestas sociales y/o abusos gubernamentales. 

Seguridad periodística

Según el Comité de Protección a los Periodistas, desde 1992, más de 1,300 periodistas han sido asesinados [2]. Lamentablemente, esto no es lo más preocupante, sino que, sumado a esta cifra de fallecimientos, existen infinidad de casos no registrados en donde la impunidad ha sido una característica muy marcada, gran cantidad de muertes de periodistas hasta el día hoy no han sido esclarecidas y no hay una respuesta contundente por parte de la autoridad judicial. De la misma manera, las constantes amenazas, el chantaje, las desapariciones forzosas y la persecución tanto política como judicial han sido características que han definido a la relación existente entre muchos periodistas y personas que ostentan poder económico o político. En ese sentido, millones de periodistas han tenido que abandonar sus investigaciones, hogares y trabajos en aras de no recibir represalias por cumplir con su tarea de informar a la sociedad civil. 

Afortunadamente, diversos organismos internacionales han reconocido esta posición de vulnerabilidad por parte de los periodistas y por dicha razón han acuñado el término «seguridad periodística» para, de esta manera, poder instar a los Estados a respetar condiciones básicas de protección para estos profesionales. 

Con el término «seguridad periodística» se pueden entender varias cosas. Por un lado, la necesidad, por no decir obligatoriedad, de los Estados respecto al respeto de la libertad de expresión y de prensa. Según el Informe Anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 2019, la protección y la promoción de la libertad de expresión requieren normas legales y sistemas regulatorios que lo protejan de manera adecuada [3]. Por dicha razón, los Estados deben adoptar disposiciones nacionales significativas con el objetivo de salvaguardar la integridad y seguridad de las personas que sean atacadas por ejercer su derecho de libertad de expresión, entre ellos, los periodistas. En esa misma línea, los Estados deben, de igual forma, no realizar restricciones ilegítimas, arbitrarias o ilegales que impidan el ejercicio del derecho de libertad de expresión de los periodistas. 

Ahora bien, en cuanto al otro aspecto de la seguridad periodística, se debe entender que los Estados, y más aún cuando estos atraviesan conflictos armados o protestas sociales, deben de proteger la integridad y seguridad de los periodistas. No solo por el hecho de ejercer su derecho de libertad de expresión y de prensa, sino también por ser personas ajenas al conflicto que solo cumplen con la labor de informar sobre la situación actual. Según Naciones Unidas, los Estados deben de reconocer nociones básicas del DI, los DDHH y el periodismo de paz [4]. De esta manera, se puede garantizar una cobertura de guerra o de un conflicto social con el objetivo de ser un intermediario para la resolución pacífica de conflictos. 

Gobierno vs. Periodistas 

Si bien, a lo largo de la historia, diversos regímenes autoritarios y dictadores se han caracterizado por perseguir a la prensa o dominarla por completo. En la actualidad, y con la llegada del periodismo digital, se debe entender a la tarea del periodista como una piedra angular del desarrollo crítico de las sociedades. 

Por dicha razón, Naciones Unidas ha propuesto el Plan de Acción sobre la seguridad de los periodistas:

[…] que tiene como objetivo crear un entorno libre y seguro para los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación, tanto en situaciones de conflicto como en otras, con el fin de fortalecer la paz, la democracia y el desarrollo en todo el mundo. [5]

Dando a entender así que, es sumamente necesario no escatimar esfuerzos para proteger la situación de amplia vulnerabilidad de los periodistas, quienes en el ejercicio de sus funciones muchas veces tienen que enfrentar presión por parte de actores políticos y económicos de diversos países. Ahora bien, es de público conocimiento que muchas veces estos actores intentan sesgar las opiniones de los periodistas utilizando su poderío económico e influencias, no obstante, los periodistas quienes se niegan a ser influenciados por estos personajes reciben diversas amenazas y obstáculos que imposibilitan su trabajo. 

Conclusión 

En el presente artículo, se ha demostrado la amplia vulnerabilidad con la que cuentan los y las periodistas de todo el mundo. Si bien cumplen un rol fundamental dentro de las democracias y sociedades actuales, es preocupante el nivel de desatención que han tenido por parte de las políticas públicas de diversos gobiernos en cuanto a su protección. La tarea del periodismo es necesaria para la convivencia en una sociedad libre, para el equilibrio dentro de una democracia. Por tanto, es extremadamente necesario no escatimar esfuerzos al momento de proteger esta profesión que, con el paso del tiempo, se ha venido convirtiendo en una profesión de alto riesgo. Es por dicha razón, que hoy en día, más que nunca, debemos de reconocer el trabajo de nuestros periodistas quienes creen en la verdad, el conocimiento científico, la defensa de los DDHH y, sobre todo, la información verídica y sin sesgos para la población sobre lo acontece dentro de un país y el mundo. 

Bibliografía

[1] BBC. (2022, 11 de mayo) Sherine Abu Aqla: muere por disparos la influyente periodista de Al Jazeera en un operativo de Israel en Cisjordania. BBC 

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-61408052

[2] Red Global de Periodismo de Investigación. (s/f). Seguridad y protección para periodistas. 

https://gijn.org/organizaciones-de-seguridad-del-periodismo/

[3] Relator Especial para la Libertad de Expresión (2019) Informe Anual de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos 2019. OEA. 

https://www.oas.org/es/cidh/expresion/informes/ESPIA2019.pdf

[4] Naciones Unidas. (s/f). Informar desde el frente: protegiendo a los periodistas en zonas de guerra

https://www.un.org/es/impacto-acad%C3%A9mico/informar-desde-el-frente-protegiendo-los-periodistas-en-zonas-de-guerra

[5] ACNUDH. (s/f). Acerca del Plan de Acción de la ONU. Naciones Unidas.

https://www.ohchr.org/es/safety-of-journalists/un-plan-action-safety-journalists-and-issue-impunity

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Síguenos

Facebook