¿Adiós Roe v. Wade?: Los nuevos ataques al derecho a decidir en Estados Unidos

- - 0 151 Views
Escrito por Carmela Pérez Piscoya, miembro de la Comisión de Diálogos Humanos del Equipo de Derechos Humanos. 

“Roe v. Wade” es el nombre con el que es conocido el caso 410 U.S. 113 (1973) de la Corte Suprema de Estados Unidos, que legalizó el aborto de manera federal es este país. El caso fue presentado por Jane Roe, quien buscaba interrumpir su embarazo de forma segura y legal, y la Corte falló a su favor, declarando que la ley interpuesta por el estado de Texas (que decía que la interrupción del embarazo era un delito, con excepción de cuando la vida de la madre corre peligro) era inconstitucional [1]. En la resolución, la Corte reconoció que el derecho constitucional a la privacidad es “lo suficientemente amplio como para incluir la decisión de una mujer de interrumpir o no su embarazo” [1], sentenciando efectivamente que la decisión de tener un aborto es un asunto personal, en el cual el Estado no tiene injerencia. Así, el derecho al privacidad respecto a la terminación del embarazo se volvió un derecho protegido constitucionalmente, legalizando el aborto en los Estados Unidos.

A pesar de este precedente judicial que establece que el derecho al aborto es un derecho protegido constitucionalmente en Estados Unidos, últimamente este ha estado sujeto a intentos de restringirlo o incluso, eliminarlo. Para mayo del 2019, 10 estados habían debatido o aprobado leyes que limitaban los abortos en la mayoría de casos, muchas de ellas únicamente permitiendo que las mujeres accedan al derecho al aborto si es que su vida se encontraba en riesgo, eliminando las causales de violación o incesto [2]. Si bien muchas de estas leyes fueron derogadas o bloqueadas por jueces federales y estatales, al día de hoy, muchos estados continúan con los esfuerzos para evitar el cumplimiento del derecho al aborto.

Uno de estos últimos intentos ocurrió en el estado de Texas, cuando, en septiembre del 2021, el estado puso en efecto la ley S.B. 8, que es considerada la ley antiaborto más restrictiva que existe actualmente en Estados Unidos [3][4]. Esta ley prohíbe que las mujeres puedan acceder a un aborto si es que se puede detectar actividad cardiaca en el feto, suceso que suele ocurrir alrededor de las 6 semanas de gestación, momento para el cual la mayoría de mujeres no son concientes de que están embarazadas, ya que implica únicamente un ciclo menstrual omitido. Esto va en contra del precedente marcado por Roe v. Wade, que impide que los estados prohíban el procedimiento antes de las 23 semanas. Asimismo, la ley abre las vías judiciales para que las personas que se opongan a los abortos puedan perseguir demandas exitosas contra cualquier persona que “ayude o instigue” a conseguir abortos, lo cual va desde el proveedor de salud hasta el conductor que transportó a la mujer hasta el centro de salud [3]. Los problemas que suscita esta ley pueden ser resumidos en dos: en primer lugar, el lenguaje vago que utiliza permite que sea interpretada de formas nefastas y restrictivas para la autonomía de las mujeres; y en segundo lugar, al no poner la responsabilidad de ejecución en los funcionarios estatales, sino en los civiles, puede escapar la revisión judicial de un tribunal federal, los cuales sí podrían declararla inconstitucional. El 14 de marzo de 2022, el estado de Idaho se convirtió en el primer estado en adoptar una ley similar a esta, que depende de los civiles para la ejecución de la prohibición contra los abortos [5].

Otro ejemplo de creación de leyes antiaborto ocurrió recientemente en el estado de Oklahoma, cuando, el pasado martes 12 de abril, el gobernador conservador Kevin Stitt puso en efecto una ley que criminaliza la realización de un aborto, prohibiendo así que los proveedores de salud de ese estado puedan realizar abortos [6]. Si bien esta ley no criminaliza directamente a las mujeres que buscan abortar, la ley aplica a los médicos que dispensen medicinas abortivas en Oklahoma, con una pena máxima de 10 años de cárcel y una multa de hasta 100 000 dólares. Si bien leyes similares aprobadas en Arkansas y Alabama fueron bloqueadas por demandas de inconstitucionalidad, la presidenta del Centro de Derechos Reproductivos, Nancy Northup, declaró que “el hecho de que la Corte Suprema de los Estados Unidos no haya impedido que Texas anule el derecho constitucional al aborto ha alentado a otros estados a hacer lo mismo” [6].

Bajo la misma línea, durante las audiencias de confirmación para la Corte Suprema que el Senado sostuvo previo a la confirmación de la jueza Ketanji Brown Jackson, varias de las preguntas que se le hicieron estuvieron centradas en el derecho a la terminación voluntaria de la gestación, y particularmente, si estaría dispuesta a revocar los efectos de Roe v. Wade. Por ejemplo, varios de los cuestionamientos que el senador republicano de Texas, John Cornyn, realizó durante la audiencia, estaban orientados hacia el derecho al aborto, y si es que la jueza Jackson consideraría posible derogar resoluciones hechas por la Corte en casos anteriores, además de realizar una serie de preguntas sobre los límites que Roe v. Wade planteó respecto a la posibilidad de limitar el derecho al aborto [7]. Asimismo, la senadora demócrata de California Dianne Feinstein le preguntó directamente a la jueza si es que esta considera que el precedente que marcó Roe v. Wade es una ley establecida, a lo cual Jackson respondió que sí; afirmando que no solo establece la importancia del derecho al aborto, sino que también “sirve como restricción” a la posible derogación de este [8].

El efecto que Roe v. Wade tuvo respecto al derecho a acceder a la terminación voluntaria del embarazo fue claro. Por ende, no compete al Estado reducir, restringir o eliminar el derecho a decidir de las mujeres. Sin embargo, cada día se crean y redactan más proyectos de ley que buscan ese objetivo, particularmente, en las legislaturas de estados con autoridades conservadoras. Evidentemente, estos no respetan el derecho de una mujer a decidir sobre su propio cuerpo, lo cual va en contra de los precedentes marcados por la Corte Suprema, no solo el causado por Roe v. Wade, sino también los dejados por Griswold v. Connecticut (que defendió el derecho a la utilización de control para la natalidad en parejas casadas) y Eisenstadt v. Baird (que sostuvo el mismo derecho para las mujeres solteras). La maternidad, incluso cuando deseada, tiene efectos duraderos en la vida de las mujeres, y negarles a estas el derecho a decidir sobre el momento adecuado en el que esta debería suceder es una afrenta contra su dignidad, su integridad, y sus derechos.

 

 

Bibliografía

[1] Planned Parenthood. (2010). [Informe] Roe contra Wade – antecedentes e impacto. Planned Parenthood. https://www.plannedparenthood.org/uploads/filer_public/bb/64/bb64e3b0-3a02-4705-b126-de799980d8db/roecontrawadeantecedenteseimpacto_2010-05.pdf 

[2] Levenson, E. (2019). Abortion laws in the US: Here are the states pushing to restrict access. CNN Politics. https://edition.cnn.com/2019/05/16/politics/states-abortion-laws/index.html 

[3] Liptak, A. & Zernike, K. (2022). Texas Supreme Court Shuts Down Final Challenge to Abortion Law. The New York Times. https://www.nytimes.com/2022/03/11/us/texas-abortion-law.html 

[4] McCammon, S. & Hodges, L. (2022). Doctors’ worst fears about the Texas abortion law are coming true. NPR. https://www.npr.org/2022/02/28/1083536401/texas-abortion-law-6-months 

[5] Zernike, K. (2022). Idaho Is First State to Pass Abortion Ban Based on Texas’ Law. The New York Times. https://www.nytimes.com/2022/03/14/us/idaho-abortion-bill-texas.html 

[6] Murphy, S. (2022). Oklahoma governor signs bill to make abortion illegal. ABC News. https://abcnews.go.com/Health/wireStory/oklahoma-governor-signs-bill-make-abortion-illegal-84032273 

[7] Cassens, D. (2022). Sen. Cornyn asks Ketanji Brown Jackson about abortion and overruling precedent. ABA Journal. https://www.abajournal.com/web/article/sen.-cornyn-asks-jackson-about-abortion-and-overruling-precedent 

[8] Gambino, L. & Levin, S. (2022). Ketanji Brown Jackson says Roe v Wade ‘the settled law of the supreme court’ – as it happened. The Guardian. https://www.theguardian.com/us-news/live/2022/mar/22/ketanji-brown-jackson-hearing-supreme-court-biden-us-politics-live 

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Síguenos

Facebook