97%: “Sex Education” y el acoso callejero

- - 0 76 Views
Escrito por Carmela Pérez, miembro de la Comisión de Diálogos Humanos del Equipo de Derechos Humanos. 

Sex Education (en español: Educación Sexual) es una serie británica de comedia dramática creada por Laurie Nunn, que es transmitida por la plataforma de streaming Netflix. En esta serie, se narran la vida de diversos personajes relacionados con la Escuela Secundaria de Moordale, en el Reino unido, y como indica el título, tiene una temática sumamente relacionada con la educación sexual que se brinda en los colegios, además de tratar temas de género, sexualidad, salud mental, etc.

En uno de los episodios de la segunda temporada, Aimee Gibbs, interpretada por la actriz Aimee Lou Woods, es víctima de acoso callejero. Mientras se dirige al colegio en un bus de transporte público, un hombre se masturba en su pierna. Inicialmente, Aimee actúa como si el abuso del que fue víctima no fuese gran cosa, y empieza a excusar al hombre que la acosó. Sin embargo, su amiga Maeve reconoce la gravedad de la situación y le urge que reporte el incidente a la policía. Una vez dentro de la comisaría, el interrogatorio le hacen a Aimee se tornan ligeramente invasivas, provocando que Maeve cuestione si realmente son necesarias. Ante esto, el policía encargado del caso le responde que, mientras más avance el caso, más “difíciles” se volverán las preguntas. Finalmente, la serie muestra las secuelas psicológicas que ésta agresión le produjo a Aimee, ya que, después del ataque no se siente segura al utilizar el transporte público y empieza a caminar hasta el colegio.

En primer lugar, es necesario establecer que el acto del que Aimee fue víctima no es un suceso aislado. Según un análisis realizado por ONU Mujeres del Reino Unido, más del 70% de mujeres afirman haber sido víctimas de acoso callejero, y únicamente el 3% de mujeres entre 18 y 24 años que fueron encuestadas reportaron no haber sufrido ninguno de los comportamientos sobre las que se les preguntó [1]. Esto significa que, en el grupo etario de Aimee, el 97% de mujeres han experimentado acoso callejero de algún tipo, volviendo a este tipo de violencia sexual la forma más normalizada de violencia contra las mujeres.

En segundo lugar, al notar las estadísticas presentadas por ONU Mujeres, el hecho de que Aimee no haya querido reportar la agresión a las autoridades no resulta sorprendente, debido a que sólo el 4% de las mujeres entrevistadas reportaron los incidentes de acoso callejero a una autoridad oficial, mientras que el 45% dijo que no creía que informar el incidente cambiaría algo [1]. De igual forma, la organización Our Streets Now reportó que un 47% de estudiantes no reportaron casos de acoso callejero debido a que temían no ser creídas, mientras que, el 72% que sí reportaron los incidentes dijeron que recibieron una respuesta negativa por parte de sus colegios [2].

En tercer lugar, Sex Education hace un buen trabajo al retratar las consecuencias que el acoso callejero puede tener en la salud mental de las víctimas, ya que, después del incidente, Aimee deja de sentirse segura en el transporte público y siente miedo al momento en el que necesita tomar un bus para dirigirse al colegio, lo que la lleva a caminar la distancia hacia Moordale. Según un estudio realizado por Rebecca Thurston, el abuso y acoso sexual estaba relacionado a problemas psicológicos en las mujeres, incluyendo problemas de ansiedad, depresión e insomnio [3].

Finalmente, cabe mencionar que, si bien lo presentado por Sex Education representa la realidad con la que miles de mujeres alrededor del mundo tienen que lidiar de forma diaria, lo cierto es que Aimee contó con acceso total a las herramientas necesarias para poder lidiar con las secuelas y problemas que esta agresión le pudo ocasionar. Por ejemplo, es una mujer caucásica convencionalmente atractiva, lo cual, según un estudio realizado por la Universidad de Washington, puede provocar que su denuncia de acoso callejero sea considerada de forma más seria, e incluso, puede afectar la forma en la que se castiga a los agresores [2]. Además, Aimee contaba con la ayuda y el conocimiento de Maeve, que la defiende cuando los cuestionamientos por parte de la policía se empiezan a tornar invasivos, asimismo, contaba con un grupo de apoyo que la ayudó a lidiar con las consecuencias psicológicas que la agresión le causó. Si bien esto no altera el hecho de que Aimee haya sido víctima de una agresión sexual, sí genera un impacto importante en la forma que la que va a tener que lidiar con las repercusiones de ésta.

A nivel global, ONU Mujeres calcula que aproximadamente 9 de cada 10 mujeres se sienten inseguras en espacios públicos, y muchas de estas no cuentan con las herramientas que Aimee tuvo la suerte de tener. Según Plan Internacional, la normalización de esta problemática no sólo lleva a que sus efectos se vean minimizados, sino que también produce que se culpe a las víctimas y no a los agresores, provocando su revictimización [4]. El acoso callejero constituye una vulneración a los derechos a las mujeres, ya que no les permite un ambiente seguro en el cual desarrollarse, y limita sus libertades sexuales. Teniendo en cuenta la cantidad de mujeres que son víctimas de este tipo de agresiones a nivel global, resulta inverosímil que el problema no se aborde de forma seria, especialmente teniendo en cuenta las consecuencias que puede tener en la salud mental de las agredidas. Debido a todo esto, es urgente que se eduque a la población sobre el impacto que esto tiene en los derechos de las mujeres, ya que la problemática sólo podrá ser solucionada cuando consideren cambios estructurales, en vez de culpar únicamente a la víctima o afirmar que la agresión no debería ser considerada con la gravedad que merece.

 

Bibliografía

[1] ONU Mujeres. (2021). Public spaces need to be safe and inclusive for all. Now. ONU Mujeres

https://www.unwomenuk.org/safe-spaces-now 

[2] Choudhury, N. (2021). Research finds that 97% of women in the UK have been sexually harassed. Open Access Government

https://www.openaccessgovernment.org/97-of-women-in-the-uk/105940/ 

[3] LaMotte, S. (2018). Los abusos y acosos sexuales provocan problemas mentales a largo plazo en mujeres, según estudio. CNN en Español

https://cnnespanol.cnn.com/2018/10/03/los-abusos-y-acosos-sexuales-provocan-problemas-mentales-a-largo-plazo-en-mujeres-segun-estudio/ 

[4] Plan Internacional. (2021). Acoso callejero, la forma de violencia sexual contra la mujer más normalizada. Plan Internacional

https://www.planinternational.org.pe/blog/acoso-callejero-forma-de-violencia-normalizada 

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Síguenos

Facebook