Hasta que la Nación del Fuego atacó: Avatar la leyenda de Aang y el derecho humanitario

- - 0 273 Views
Escrito por Ximena Palomino y Hany Llerena, miembros de la Comisión de Comunicaciones e Imagen Institucional del Equipo de Derechos Humanos.

En la actualidad, aproximadamente 25 conflictos armados se encuentran activos alrededor del mundo. [1]. Esto ha generado una crisis humanitaria de proporciones alarmantes. Como  consecuencia, 82,4* millones de personas han sido forzadas a huir de sus países de origen, incluyendo a 26 millones menores de edad [2]. Por esta razón, a través de la popular serie animada “Avatar: la leyenda Aang”, buscaremos explorar las temáticas y dinámicas de la guerra, los refugiados y el genocidio a partir de un analísis desde el Derecho Internacional Humanitario (DIH). El DIH es la  rama del Derecho Internacional Público que regula el comportamiento de los distintos actores dentro de un conflicto armado. Así, el Comité Internacional de la Cruz Roja [3], señala que el DIH encuentra sus orígenes en los Convenios de Ginebra de 1949, producto de la experiencia de las guerras modernas. Si bien “Avatar: La leyenda de Aang” está ambientada en un universo ficticio, inspirado por la cosmovisión china-budista ,a lo largo de la trama se denota la importancia de los principios y valores que instrumentos como los Convenios de Ginebra proponen. Por ello, la serie permite  a los espectadores desarrollar  una visión distinta y más compleja de los conflictos, sus repercusiones y sus orígenes.

“Avatar: La leyenda de Aang” es una serie animada creada por Michael Dante DiMartino y Bryan Konietzko. Cuenta con tres temporadas y fue emitida desde el 2005 hasta el 2008 [4]. La trama se desarrolla en un mundo dividido en cuatro naciones: La Nación del Aire (Nómadas del Aire), las Tribus del Agua, la Nación del Fuego y el Reino Tierra. La serie narra la historia de Aang, un joven maestro aire de 112 años quien es el Avatar, la única persona capaz de manejar los cuatro elementos: Aire, Agua, Fuego y Tierra. Bajo está premisa él es el único quien podrá llevar el “equilibrio” entre las cuatro naciones.

La serie inicia con el descubrimiento de Aang de su estatus como el Avatar, seguido por la huída del maestro aire en su bisonte volador Appa. Tras encontrarse con una tormenta, involuntariamente entra en “Estado Avatar” y, mediante el aire-control, se congela junto con su bisonte en una burbuja de hielo por 100 años. Durante ese período, al desaparecer el equilibrio del mundo, la Nación Fuego inició una guerra imperialista contra las demás naciones.

Este conflicto recibe el nombre de la “Guerra de los Cien Años”, iniciado por el Señor del Fuego, Sozin, quien, bajo la idea de expandir su nación para convertirla en el imperio más grande del mundo, decide iniciar el genocidio de los Nómadas Aire con la finalidad de eliminar al Avatar (quien según la sucesión de naciones debía ser de la nación del Aire) y luego invadir las otras tres naciones. Sozin aprovechó la ausencia del Avatar y la rapidez con la que montó el ataque contra la Nación del aire, además de su superioridad económica y tecnología armamentista de la Nación Fuego, para llevar a cabo su plan: el dominio y expansión territorial de la nación del fuego en el mundo. 

En este contexto, dos hermanos de la Tribu Agua, Katara y Zokka, descubren la esfera de hielo donde se encontraba Aang. El Avatar se entera de lo que ocurrió en su ausencia y la trama sigue con el deber de Aang para poder conseguir el equilibrio y acabar con la guerra, para lo que deberá aprender a dominar los 4 elementos. Sin embargo, al nunca aparecer el Avatar en otras naciones, como lo demanda la línea sucesoria, aún hay miembros de la Nación del Fuego que están tras él (Príncipe de la Nación del Fuego Zuko). 

Dentro de la dinámica de la “Guerra de los 100 años”, se desarrollan una serie de sucesos que, a partir de nuestra concepción de conflicto, vulneran partes sustanciales de los parámetros y principios que establece el Derecho Internacional Humanitario.  De acuerdo con la Dra. Elizabeth Salmón (2012) [5], jurista experta en Derecho Internacional, el DIH es un conjunto de normas que no prohíbe conflictos armados (internacionales o internos), sino que  se aboca en limitar sus efectos a lo estrictamente necesario a fin de humanizarlo. Así, tanto el Avatar como las normas del DIH tienen como objetivo equilibrar las necesidades de los Estados-naciones en base al principio de humanidad, el cual en la serie tiene más bien un trasfondo oriental-budista [6].

En esa línea, es necesario desmitificar la atribución a toda situación de alteración del orden público con la palabra “guerra”. Según el art. 2.4 de la Carta de Naciones Unidas [7], la guerra está prohibida: Los Miembros de la Organización, en sus relaciones internacionales, se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier Estado, o en cualquier otra forma incompatible con los Propósitos de las Naciones Unidas.”. Tanto en el mundo ficcional como en la realidad, existen y deben existir entes regulatorios que no solo prohíban de manera normativa la guerra, sino que reconozcan la necesidad de establecer parámetros y formas de regularla. Es por ello que se empleará el  término acuñado por el Derecho Internacional Humanitario (DIH): “conflicto”. 

Si bien no hay una definición exacta de este término,  la CICR distingue entre un enfrentamiento armado internacional y nacional. Por un lado, el enfrentamiento armado internacional ocurre  entre las fuerzas armadas de dos o más Estados.  Por otro lado, el enfrentamiento armado nacional se da  entre dos o más grupos armados organizados, o entre grupo armado y fuerzas del Estado . En el caso de la serie, el conflicto es iniciado por la Nación del Fuego contra las 3 otras naciones. Dentro del DIH, según Renata Bregaglio [8], los conflictos tienen grados de intensidad que nos permite diferenciarlos de una situación de alteración del orden público. Debe presentar  4 elementos para identificarlos: en primer lugar, la fuerza o violencia armada (elemento definitorio); en segundo lugar, prolongación de tiempo; en tercer lugar, la organización del grupo que participa en el conflicto; y en cuarto lugar, la posibilidad de que el conflicto sea entre grupos (sin fuerzas estatales).

En “Avatar: La Leyenda de Aang”, se ve que sí existe, en primer lugar, la fuerza o violencia armada, debido a la presencia de armamento bélico de la Nación del Fuego para lograr su objetivo de invasión y poder frente a las otras Naciones. Estas,  si bien carecían de la tecnología de la Nación Fuego, de igual modo tenían elementos defensivos al ser un caso de resistencia a la ocupación ilegal, como guerreros (de la Tribu sur de agua) o los piqueros y espadachines de la Nación Tierra. Además, se debe mencionar  que los Nómadas Aire no tenían poder militar formal (eran pacifistas) y la Tribu norte de Agua no tenían armada pero sí usaban canoas como medios de defensa contra los modernos buques de la Nación Fuego. En segundo lugar, sí hay una prolongación de tiempo de duración del conflicto; en este caso, la guerra duró  100 años . Por último, sí existe la organización de grupos, viéndose enfrentados a la Nación del Fuego: la Tribu Agua y el Reino Tierra. Respecto a este último punto, al tratarse de grupos humanos políticamente organizados en un determinado territorio de manera independiente, podemos afirmar que se trataría de un conflicto armado internacional [8].

Además del tipo de conflicto, también es necesario resaltar los actos dentro de la Guerra de los 100 años que vulneran el DIH. Así,  la crisis de refugiados de los diferentes maestros aire y agua al Reino Tierra, el uso de armamento militar contra civiles sin previo aviso, la implementación de armas de guerra violatorias del principio de proporcionalidad y el genocidio a la Nación del Aire son algunos de los sucesos que remiten al Derecho Internacional Humanitario, y los complejos conflictos armados en la actualidad.

En primer lugar, los refugiados son, según la Agencia de la ONU para los Refugiados [9], personas forzadas a huir de su lugar de origen por motivación fundada de persecución, conflicto armado, entre otros. En ese sentido, al iniciarse la guerra de los 100 años, diversas personas, tanto de las tribus del agua como de algunas de la Nación del aire fueron forzadas a huir de sus hogares para evitar ser asesinados o reprimidos por la Nación del Fuego. Así, dentro del DIH, el estatus de los refugiados generados como consecuencia de un conflicto ha conllevado a la necesidad de que dichas personas no sean regulados mediante la legislación interna de las naciones, sino bajo instrumentos como la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados. Estos últimos detallan los instrumentos legales básicos a los cuales pueden acceder los refugiados, y a su vez, precisan cuáles las protecciones y derechos que los Estados deben proporcionarles.

Las partes aún soberanas del Reino Tierra actuaron como sujeto internacional responsable y respondieron acorde a las normas de los derechos de los refugiados en la medida de sus posibilidades. Esto se evidencia  al dar libre tránsito a las personas de las naciones aire y agua, al no devolverlos a sus lugares de origen y al protegerlos de la violencia de la Nación del Fuego (ACNUR, 2016) [9]. Sin embargo, tal y como ocurre en la realidad, la situación de los refugiados fuera de su país de origen se ve rodeada, en muchos casos, por la precariedad y la marginalidad.Por ejemplo, cuando Aang y sus amigos llegan al Reino Tierra se enfrentan al hecho de que los maestros son prohibidos de realizar “control” en el territorio, y que las personas no nacidas en el reino tierra se encuentran en situaciones de pobreza y exclusión.

En segundo lugar, el uso de armamento militar contra civiles es una de las prohibiciones fundamentales dentro de las reglas del DIH. De esta manera, las constantes agresiones y muertes civiles producto de los ataques de la Nación del Fuego durante la “Guerra de los 100 años” implican que la nación del Fuego incurrió en repetidas y sistemáticas violaciones a las normas básicas del “derecho de la guerra”. Sin perjuicio de ello, debemos reconocer que, a pesar de no encontrar similares instrumentos como el DIH dentro del universo Avatar, la brutalidad con la que la Nación del Fuego realizaba sus tácticas de guerra era denunciada por todos los actores, incluyendo individuos y grupos dentro de la propia Nación del Fuego. Este es el caso del príncipe de la Nación del Fuego, Zuko, quien tras la derrota de Ozai y la vuelta al equilibrio gracias al Avatar, implementa una serie de reformas dentro de su propia armada y Nación para reconocer y rechazar ese modo de violencia, sobre todo, contra civiles inocentes.

En tercer lugar, dentro de la “Gran Guerra” la Nación del Fuego utiliza, en términos del  DIH, medios y métodos prohibidos para desarrollar la guerra. A continuación, se mencionarán algunos de estos medios: bombardear ciudades  llenas de civiles, utilizar navíos (que no distinguen entre combatientes y civiles) para disparar a grandes distancias, los daños graves y duraderos infligidos a la infraestructura y medio ambiente como resultado de la escalada en la violencia de sus ofensivas de invasión en lugares como Ba Sing Se o el Polo Norte, entre otros. Estos son ataques que se encuentran prohibidos dentro del DIH, debido a que representan un desbalance entre las exigencias militares de los Estados y la preocupación por los derechos mínimos de las personas que no se encuentran en el combate y aquellos quienes ya no participan en las hostilidades [10]. En otras palabras, la Nación de Fuego incurre en  diversos crímenes de guerra.

A lo largo de la historia de la humanidad, numerosos conflictos de carácter imperialista y ocupacionista han ocasionado crímenes tan dañinos e inhumanos como los de la Nación del Fuego dentro del universo animado de “Avatar: La leyenda de Aang”. No obstante, dentro de la propia dinámica de la seria, el Avatar es la única “figura” que regula estas situaciones, mientras que en la realidad, tras la Segunda Guerra Mundial, son numerosos organismos y mecanismos los que obligan a los estados a respetar los estándares mínimos humanitarios dentro de un conflicto . 

Por último, como se detalló anteriormente, la Nación del Aire fue víctima de un genocidio como consecuencia de la violencia imperialista de la Nación del Fuego. Dentro de la trama, el señor del Fuego Sozin, Ozai y posteriormente el príncipe Zuko son parte de la búsqueda del Avatar, la cual ocasionó  la aniquilación no solo de todos los maestros aire, sino también todas las personas dentro de la Nación de Aire. El genocidio, tanto en tiempos de paz como en “guerra”, se encuentra prohibido. El Derecho Internacional Humanitario señala que los civiles, las personas ajenas al conflicto, los ex-combatientes y los heridos son objetivos militares ilegales. Es decir, el genocidio de los Nómadas Aire fue un crimen debido a que se trató de un acto cometido con el propósito de destruir total o parcialmente a una nación, etnia, raza o grupo religioso [11]. 

 

El termino genocidio no existía antes de 1944, cuando un abogado judío de ascendencia polaca lo creó para describir las politicas sistemáticas de los nazis durante el Holocausto [12]. El delito de genocidio es distinto a los crimines de guerra o a los crímenes de lesa humanidad, ya que dicho delito, según la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio [13], es cualquier acto o actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, a partir de: a) matanza de miembros del grupo; b) lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; c) sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; d) medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo, y e) traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo. De esta manera, se observa que este delito es  una figura distinta de los demás crímenes creados tras la Segunda Guerra Mundial, debido a las repercusiones sistemáticas, históricas y dolorosas que conlleva: la crueldad y falta de humanidad extrema frente a un grupo de personas que no podían ni podrían defenderse ante el asalto a su mera existencia.

En conclusión, la “Guerra de los Cien Años” puede ser analizada como una representación de un conflicto armado internacional, según los estándares del Derecho Internacional Humanitario. Así el conflicto culmina en un último enfrentamiento entre Aang y el Señor del Fuego Ozai. Sin embargo, a diferencia de lo que podría parecer la única salida a un conflicto de tan masiva escala, el Avatar le perdona la vida a Ozai y le quita sus poderes. Si bien no existe el DIH propiamente hablando dentro del universo de Avatar, la valoración por la paz, la dignidad humana y los seres humanos se ven reflejadas dentro de los últimos momentos del conflicto. Así , tanto el DIH como el Derecho Penal Internacional concuerdan en que los combatientes de la contraparte del conflicto heridos son objetivos militares  ilegítimos y, por lo tanto, el acto de Aang de no matarlo y más bien darle una oportunidad de rendir condena por sus actos sin vulnerar su calidad de persona, se encuentra acorde a las normas del DIP y del DIH. Es decir, el Avatar no se colocó en la postura del Derecho Penal del Enemigo y lo  concibió  un foco de peligro que debe ser exterminado, sino como un ser humano con derechos que, si bien debe rendir condena por sus actos, también debe ser tratado conforme al principio de humanidad. 

Tras el fin de la guerra, el príncipe Zuko es coronado como el nuevo Señor del Fuego y como primer acto señala que él y su reino se dedicarían a reconstruir los estragos causados por el conflicto. De esa forma, se crea el Movimiento de Restauración de la Armonía, generando así un Pacto de prevención a la no repetición del episodio bélico anterior y más bien se opta por la reconstrucción de la unión de las naciones conjuntamente con Aang, debido al poder y deber del Avatar de mantener el equilibrio entre las naciones.

 

Bibliografía:

[1] Aragó, L. (2019, January 20). El mapa de las guerras que siguen activas este 2019. La Vanguardia. https://www.lavanguardia.com/internacional/20190120/454204868905/mapa-guerras-2019.html

[2] Datos Básicos de la ACNUR. (2020). Agencia de La ONU Para Los Refugiados. Retrieved October 24, 2021, from https://www.acnur.org/datos-basicos.html

[3] Comité Internacional de la Cruz Roja. (2004). ¿Qué es el Derecho Internacional Humanitario?. Ficha técnica. Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Recuperado de https://www.icrc.org/es/content/que-es-el-derecho-internacional-humanitario

[4] DiMartino, M., Konietzko B. (creadores). (2005-2008).  Avatar: La Leyenda de Aang [serie de televisión]. Nickelodeon Animation Studio.

[5] Salmón, E. (2012). Introducción al Derecho Internacional Humanitario.

[6]Genocide, a “serious crime”: the 1948 Convention – ICRC. (2004, March 29). Icrc.org. https://www.icrc.org/en/doc/resources/documents/misc/5xfp5a.htm

[7] Organización de las Naciones Unidas (ONU) .(1945). Carta de las Naciones Unidas. Recuperado de https://www.oas.org/36ag/espanol/doc_referencia/carta_nu.pdf

[8] Bregaglio, R. (2013). ¿Terrorismo o conflicto armado? Idehpucp. Recuperado de: https://idehpucp.pucp.edu.pe/opinion/terrorismo-o-conflicto-armado/

[9] Edwards, A. (2016, June 11). ¿’Refugiado’ o “Migrante”? ¿Cuál es el término correcto? UNHCR. Recuperado: Noviembre 26, 2021, de https://www.acnur.org/noticias/noticia/2016/7/5b9008e74/refugiado-o-migrante-cual-es-el-termino-correcto.html

[10] Goldman, R. K. (2000). Derecho internacional humanitario y actores no gubernamentales. pensamiento jurídico, (13).

[11] Villarreal Palos, Arturo. (2017). Los crímenes de genocidio, lesa humanidad y de guerra. Notas para su incorporación a la legislación mexicana. Anuario mexicano de derecho internacional, 17, 187-218. Recuperado en 28 de octubre de 2021, de http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-46542017000100187&lng=es&tlng=es.

[12] What is Genocide? (2011). United States Holocaust Memorial. https://www.ushmm.org/genocide-prevention/learn-about-genocide-and-other-mass-atrocities/what-is-genocide

[13] Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio, hecho en la Asamblea General el 9 de diciembre de 1948 . https://www.icrc.org/es/doc/resources/documents/misc/treaty-1948-conv-genocide-5tdm6h.htm


        
                

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Categories

Síguenos

Facebook