How to get Away with Murder: La lucha por un mejor sistema de justicia para la población afroamericana

- - 0 1 Views

Escrito por Luis Alejandro Pebe y Gianfranco Polar, miembros del Área de Investigación del Equipo de Derechos Humanos

Las situaciones de desigualdad o vulnerabilidad deben ser expuestas. Por ende, se han empezado a trasladar ejemplos de la vida real a la ficción. Actualmente, las series tienen un alto contenido de denuncia social, ya que tienen como objetivo visibilizar situaciones injustas para que las personas sean conscientes de estas problemáticas. En el presente texto, se expondrá acerca de Analisse Keating en How to Get Away With Murder y cómo busca la justicia racial a través de la abogacía. Así que, se analizará uno de los casos más emblemáticos de la serie que es el del Sr. Lahey que servirá para ejemplificar la lucha por un sistema de justicia real para las personas afrodescendientes.

El personaje protagónico de Annalise Keating es interpretado por la actriz estadounidense Viola Davis. Se trata de una abogada afroamericana que representa la historia de millones de personas que experimentan obstáculos para el pleno ejercicio de sus derechos en un país que enarbola los valores de justicia y libertad. Como muchos afroamericanos, Keating creció en un hogar muy pobre y fue víctima de violencia sexual en su infancia. El personaje encarna la sensación de injusticia de las poblaciones afrodescendientes y las mujeres. Al mismo tiempo, representa a una mujer que logró acceder a una educación superior de calidad pese a las dificultades. El carácter del personaje está marcado por su alcoholismo, depresión y estándares morales cuestionables en su vida profesional y personal, así como por su destreza en el derecho y su compromiso por la búsqueda de la justicia racial.

La justicia racial es un elemento sociojurídico que las personas afrodescendientes exigen constantemente para poder ejercer sus derechos. En base a lo expuesto por Ralph Richard Banck, el primer paso para reconocer la situación de desigualdad que padecen los y las afrodescendientes es analizar la estructura de la sociedad. Ergo, solo erradicando las prácticas discriminatorias se va a garantizar un verdadero Estado de Derecho para todos y todas [1]. En otras palabras, el racismo es un fenómeno que impide la realización de la persona, y el régimen democrático debe buscar que protejan las garantías fundamentales e intrínsecas del ser humano. Vale la pena destacar que, la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color determinó, hace 5 años, que del total de personas ya sentenciadas y que posteriormente fueron liberadas por tener acusaciones falsas, el 45% aproximadamente eran ciudadanos y ciudadanas afrodescendientes [2]. De esta forma, se comprueba la discriminación estructural que hay en las instituciones que supuestamente se encargan de administrar justicia en el país. 

El caso dentro de la serie HTGAWM que refleja cómo el racismo puede estar en un proceso judicial es el del Sr. Lahey. Él es un hombre afrodescendiente que está acusado por asesinato. Sin embargo, a lo largo de la historia, se hace énfasis de que fue declarado culpable por los malos abogados que el sistema de justicia norteamericano le asignó [3] que no le permitieron una debida defensa. De este modo, se vulneró su derecho al debido proceso. No obstante, esta situación cambia luego de unos años, cuando Annelise Keating asume el caso y decide defenderlo. La abogada presentó su demanda colectiva a la instancia correspondiente. Sin embargo, no esperaba que el expediente fuera trasladado hasta la instancia máxima del sistema judicial norteamericano que es la Supreme Court of United States [3]. Por consiguiente, ella tendrá la oportunidad de demostrar cómo el Poder Judicial está sesgado por prácticas discriminatorias y puede lograr que un hombre o una mujer afrodescendiente esté privado de su libertad por décadas.

En uno de los capítulos de la serie, Keating presenta un discurso conmovedor y potente ante los magistrados de la Corte Suprema. En él, resalta la prevalencia del racismo como una base social para la construcción del Estado-Nación estadounidense. Asimismo, busca reivindicar el derecho a la legítima defensa, el cual no puede ser ejercido por la población afrodescendiente. Esto se basa en el prejuicio racial que encasilla a la población afronorteamericana, especialmente a los varones, como criminales y peligrosos [4]. Esta situación afecta directamente a la presunción de inocencia de este grupo racial, lo cual los pone en desventaja en un proceso judicial. El sistema racista que persiste en los Estados Unidos coloca a los afroamericanos en la marginalidad de la ley, clasificándolos como una amenaza al orden legal, por lo cual es difícil que sean considerados sujetos de derecho ante los ojos de la sociedad [5]. Esto ocurre no solo en el ámbito judicial, sino también en el accionar de la institución defensora de la ley y el orden: la policía. En casos más extremos, esta estigmatización y criminalización ha causado crueles asesinatos por parte de efectivos policiales hacia personas afroamericanas, como es el caso de George Floyd o Breonna Taylor.

La serie no fue ajena ante esta realidad social y retrató esta cruel situación en su trama. Annalise había logrado el visto bueno de la Corte Suprema en su demanda colectiva, que exigía mayor atención del Estado al cumplimiento del derecho a la legítima defensa y el debido proceso de las poblaciones afrodescendientes, presentando a Lahey como un caso emblemático. Posteriormente, se logró la libertad de Lahey. Sin embargo, antes de su traslado, fue cruelmente asesinado por dos guardias de la prisión. Ambos fueron protegidos por los grupos de poder. Sin embargo, gracias al accionar de Keating, fueron sancionados. Este caso refleja las estructuras de poder que permiten ejercer violencia contra las poblaciones afrodescendientes, y toleran la total impunidad de quienes la practican, debido a que las víctimas no son vistas socialmente como sujetos de derecho.

A modo de conclusión, la justicia racial se ve evidenciada en la serie. El rol de Analisse Keating es trascendental, ya que busca reivindicar a la población afroestadounidense. Asimismo, el caso de Lahey refleja la realidad de muchas personas afrodescendientes. De esta manera, se denuncia públicamente la discriminación sistemática de las instituciones judiciales.  

Referencias Bibliográficas
[1] De Witte. (2021, 16 de febrero). Stanford scholars examine systemic racism, how to advance racial justice in America. Standford News. https://news.stanford.edu/…/examining-systemic-racism…/
[2] National Association for the Advancement of Colored People. (s.f). CRIMINAL JUSTICE FACT SHEET. https://www.naacp.org/criminal-justice-fact-sheet/
[3] Fandom. (s.f) Sr. Nate Lahey. https://htgawm.fandom.com/es/wiki/Sr._Nate_Lahey

[4] Lee, Cynthia Kwei Yung Jr. (1996). “Race and Self-Defense: Toward a Normative Conception of Reasonableness”. Minnesota Law Review. 1061. https://core.ac.uk/download/pdf/217205848.pdf

[5] DeAngelis, Peter. (2014). “Racial Profiling and the Presumption of Innocence”, Netherlands Journal of Legal Philosophy, 1. https://www.elevenjournals.com/…/NJLP_2213-0713_2014…

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Categories

Síguenos

Facebook