Dando la vida por la Tierra: De cómo Jani Silva defiende la Amazonía colombiana, los derechos humanos y los medioambientales

- - 0 1 Views

Escrito por Estephany León y Alejandra Vega, miembros del Área de Investigación del Equipo de Derechos Humanos.

Pese al gran trabajo que viene realizando la colombiana Jani Rita Silva Rengifo, líder campesina y defensora de los derechos humanos y medioambientales en la zona de Puerto Asís, Putumayo, poco se ha difundido al respecto. Y es que la labor activista de Silva, que viene llevándose a cabo por casi treinta años, surge principalmente por la necesidad de proteger el espacio donde ella y su comunidad habitan. En este sentido, y al igual que en el caso de muchos campesinos colombianos, la vida de Jani en la Reserva Campesina La Perla Amazónica ha estado marcada por conflictos y violencia. Esto, en gran medida debido a que, en el contexto del conflicto armado interno colombiano, la Reserva Campesina La Perla Amazónica, ubicada en la frontera entre Colombia y Ecuador, se convirtió en un área de guerra. Adicionalmente, a la fecha, Jani y “los habitantes de 23 veredas que la acompañan” enfrentan constantes amenazas a partir de las actividades de explotación petrolera y contaminación en la zona [1].

El activismo de Jani Silva puede trazarse al menos desde 1996, cuando ocurrió el paro cocalero en el que más de 200 mil campesinos del Putumayo “se movilizaron en contra de las fumigaciones para erradicar los cultivos ilícitos” [2]. Esta protesta fue sindicada de tener lazos con la guerrilla, lo cual fue usado como excusa por el gobierno colombiano para reprimir violentamente a los manifestantes. Este particular episodio evidencia la victimización sufrida por los campesinos de Putumayo, tanto por grupos guerrilleros como por las fuerzas estatales, y, a su vez, tuvo un gran impacto en la vida de Silva, quien sobrevivió a la violencia estatal estando embarazada. 

En 1998, al ser testigo de la cotidianeidad de la violencia causada por los grupos paramilitares contra su comunidad y, en particular, contra las mujeres, Jani retomó su labor como líder campesina. En los años siguientes, trabajó incansablemente para velar por los derechos de las familias campesinas desplazadas que habitan en el área del Putumayo y para oficializar esta zona de reserva campesina, meta que logró en el año 200. A la fecha, Jani Silva es la representante legal y líder de la Asociación de Desarrollo Integral Sostenible Perla Amazónica (ADISPA). Asimismo, integra la Comisión Política de la Asociación Nacional De Zonas De Reserva Campesina (ANZORC) y la Red de Comunidades Construyendo Paz en los Territorios (CONPAZ) [2].

El activismo que viene realizando Jani Silva es trascendental, ya que demuestra que los derechos humanos no son ajenos a los derechos medioambientales. Por el contrario, la preservación y protección de la flora, fauna y los recursos naturales que nos brinda la Tierra son necesarios para lograr una tutela efectiva de nuestros derechos tales como el vivir en un medio ambiente sano o el derecho al acceso al agua potable.

El Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en su artículo 11 estipula que toda persona tiene derecho a vivir en un medio ambiente sano y que el Estado debe promover la protección, preservación y mejoramiento de nuestro medio ambiente [3]. Entonces, habiendo Colombia ratificado este acuerdo internacional, y más aún siendo La Perla Amazónica una región que limita con otros países miembros de la CADH, es deber del Estado cumplir con este acuerdo. Empero, esto no sucede, ya que las empresas petroleras operan incumpliendo constantemente infracciones ambientales sin recibir ninguna sanción por parte de los gobiernos municipales o departamentales, y son los campesinos quienes se han organizado para defender el ecosistema amazónico. 

A modo de ejemplo sobre esta peligrosa actividad petrolera, Jani explica lo siguiente: “En 2011, la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (Opiac) denunció que Amerisur estaba vertiendo aguas contaminadas directamente al río Putumayo y el derrame de petróleo en aguas de una quebrada que desemboca en el mismo río” [1]. En añadidura a estas actividades petroleras, también la deforestación y construcción de carreteras muy cerca al río, ponen en peligro la Amazonía colombiana y exponen a los habitantes de la zona a enfermedades, así como también los obliga a tener que dejar sus tierras o padecer de recursos a falta de áreas en las cuales trabajar. 

Si bien la labor de activismo y liderazgo emprendida por Jani Silva durante las últimas décadas ha tenido una incidencia positiva en la vida de los habitantes del Putumayo, estas han implicado un fuerte costo a la vida, integridad y seguridad de Jani. Estas amenazas se remontan al año 2017 y continúan sucediendo hasta la fecha. Debido a esta situación y temiendo por su seguridad, en diciembre de 2017, Jani Silva y su familia decidieron mudarse definitivamente a otra zona, abandonando su tierra, cultivos y comunidad [4]. No obstante, esta situación no fue tomada en cuenta por la Fiscalía en el proceso legal que Silva inició por desplazamiento forzado. De hecho, este proceso fue archivado de manera definitiva el 3 de agosto de 2020 [4]. 

De esta manera, en la actualidad, la activista Jani Silva se encuentra en una situación de vulnerabilidad ante los constantes ataques contra su vida y la de sus familiares. Esta situación se evidencia en el último informe presentado por la Relatora Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos ante la Asamblea General de Naciones Unidas. Este documento internacional da cuenta de la grave situación de riesgo que enfrenta Silva, al ser blanco de seguimientos, hostigamiento y constantes amenazas contra su vida [5]. Por consiguiente, resulta preocupante que la práctica de atentar contra los derechos de los defensores de derechos humanos y activistas sea una situación tan normalizada en todo el mundo.

Ahora bien, la Declaración Universal de Derechos Humanos en su artículo 19 menciona que todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión, y no debe ser molestado a causa de sus opiniones [6]. Ergo, pese a haber sido amenazada de muerte por defender sus ideales, el que Jani Silva persista en su lucha es inspiración para que las demás personas se animen a ser líderes activistas de aquello por lo que luchan. 

Por último, en una resolución específica realizada por las Naciones Unidas, se reconoció como desafío clave para las defensoras de derechos humanos, la discriminación y violencia sistemática que enfrentan las mujeres no solo por los riesgos a los que se exponen al defender los derechos humanos, sino también porque son blanco de amenazas por su género y sufren violencia de género [7]. Además, es importante visibilizar esta posición en la que se encuentran muchas mujeres activistas, como Jani Silva, pues a pesar de que su fin principal no sea necesariamente la reivindicación de los derechos de la mujer, su labor permite indirectamente empoderar a otras mujeres y demostrar que, a pesar de encontrarse ya en una situación de desventaja en la sociedad por su condición de género, no es barrera alguna para quedarse callada. 

En una entrevista realizada por Amnesty International Canada, Jani Silva afirmó que “Nosotros siempre hemos pensado que nuestro proyecto de vida debe ir enfocado a nuestros derechos. No solo los derechos de nosotros como seres humanos, sino los derechos de la naturaleza, de los animales, de la biodiversidad” [8]. A modo de conclusión, destacamos que Jani Silva con su activismo ha permitido que se visibilicen las problemáticas medioambientales, demostrando que no debemos ser ajenos a estas pues, finalmente, tienen un impacto en nuestras vidas. Mientras existan activistas como ella es que, poco a poco, lograremos vivir en armonía con nuestra madre Tierra.  

Recursos bibliográficos:
[1] SALINAS, D. (2020, 16 de septiembre). Colombia – Jani cuida a las aguas de los peligros del petróleo y a su gente de la pandemia. En: Agenda Propia. https://www.agendapropia.co/…/colombia-jani-cuida-las…

[2] Corporación Nuevo Arco Iris (2013, 23 de agosto). Jani Silva: el derecho a ser campesina. En: Corporación Nuevo Arco Iris. https://cutt.ly/8bxw0PR

[3] Departamento de Derecho Internacional. (1988). Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.
https://cutt.ly/sbzGHfP

[4] s/n. (2020, 6 de agosto). Desplazamiento forzado de lideresa Jani Silva es negado por la Fiscalía. En: MiPutumayo. https://miputumayo.com.co/…/desplazamiento-forzado-de…/

[5] LAWLOR, M. (2020, 24 de diciembre). Informe A/HRC/46/35. Última advertencia: los defensores de los derechos humanos, víctimas de amenazas de muerte y asesinatos. Informe de la Relatora Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, Mary Lawlor. 

[6] NACIONES UNIDAS. (1948). La Declaración Universal de Derechos Humanos. https://www.un.org/…/universal-declaration-of-human-rights

[7] AMNESTY INTERNATIONAL USA. (2020). Risking her life to save the environment: Jani Silva. https://amnestyusa.medium.com/risking-her-life-to-save…

[8] Canal Amnesty International Canada. (2020, 14 de diciembre). Jani Silva: Write for Rights 2020. [Archivo de Video] YouTube. 
https://www.youtube.com/watch?v=_rveIRvPwtQ

Escrito por

No hay comentarios

Sigue leyendo

0Posts

0Posts

Busca algún tema

Lo más leído

Categories

Síguenos

Facebook